Primer convicto que pide prueba genética

Primer convicto que pide prueba genética


 (horizontal-x3)

El abogado de Nelson Ortiz Álvarez, Julio Fontanet, espera que el Estado actúe en menos de un mes. (GFR Media)

El primer caso en el que se usa la Ley de Análisis de ADN Post Sentencia se produjo hoy luego de que el abogado, Julio Fontanet, solicitara al Tribunal de Primera Instancia de Aguadilla que realice la prueba genética a Nelson Ortiz Álvarez, uno de los tres convictos por el asesinato en 1988 de Glorimar Pérez Rivera, exreina de belleza de Aguada.

Fontanet explicó que buscan que el material genético de Ortiz Álvarez sea comparado con el obtenido por las autoridades en la década del 80 cuando se produjo la acusación.

“Tras nuestra petición bajo juramento, ahora procede que la Fiscalía diga si se opone a la prueba. Me sorprendería que Justicia se oponga porque inclusive el propio secretario, César Miranda, ha dicho que dio instrucciones de que se hiciera esa prueba. Lo que sucede es que esa prueba lleva más de tres años y aún no se ha terminado. Es una demora inaceptable”, dijo el abogado quien además es decano de la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana.

Se mostró confiado en que al cabo de un mes se tengan los resultados disponibles. Sin embargo, la nueva ley no establece tiempo para obtener los resultados de las pruebas. Sí indica que el Estado tiene 30 días para contestar la petición de cualquier reo que reclame la prueba genética.

La Ley de Análisis de ADN Post Sentencia fue aprobada el pasado 30 diciembre. Al menos, unos 600 confinados del País podrían demostrar su presunta inocencia gracias al nuevo estatuto. Tan reciente como la semana pasada, la familia de Ortiz Álvarez, clamó nuevamente por la inocencia de este y exigió la prueba. Por la violación y asesinato de Pérez Rivera están convictos, además de Ortiz Álvarez, Nelson Ruiz Colón y José Caro Pérez. Los sentenciados, oriundos de Aguada, han solicitado un nuevo juicio desde 2000.

“Nosotros estamos completamente seguros de la inocencia de estos tres muchachos”, dijo en ese momento Nelson Ruiz Colón, padre de Ortiz Álvarez.

Fontanet recalcó, precisamente, que la nueva ley no solo es beneficiosa para los convictos que claman su inocencia sino también para las víctimas de delito.

“Porque les va a permitir conocer realmente quién fue el victimario, el verdadero victimario. Va a ser alesionador poderle dar punto final, conocer con certeza matemática quién fue el verdadero victimario. Así que esta ley es buena para las víctimas. Nadie quiere que un inocente esté preso injustamente”, recalcó.

Pese a que la creación de la Ley era un reclamo vetusto del Proyecto Inocencia, dirigido por Fontanet, una medida de ley que pretendía establecer la Ley de Análisis de ADN Post Sentencia fue vetada en agosto del año pasado por el entonces gobernador interino, David Bernier. Desde 1999, a toda persona arrestada por ciertos delitos se le extraía su perfil genético (sangre, tejido o fluido corporal), pero no se les hacía prueba genética.

El abogado Noel Ortiz Álvarez, de Proyecto Inocencia, fue quien presentó la petición de análisis de ADN para Ortiz Álvarez al amparo de la nueva Ley 246 del 29 de diciembre de 2015. Proyecto Inocencia investiga casos de convictos que sostienen que son inocentes. El 90% de los casos que interviene Proyecto Inocencia estánvinculados con evidencia biológica y ADN.

Ahora, con la Ley de Análisis de ADN Post Sentencia, explicó Fontanet, basta una declaración bajo juramento del convicto para que se inicie el proceso en el que se le permita hacer la prueba.

Fontanet, aclaró sin embargo que para que el convicto solicite la prueba de ADN es necesario que se tenga la evidencia genética (cabello, sangre, saliva, esperma y cabello) y que no se haya hecho una prueba de ADN durante los procesos judiciales en los que fue encontrado culpable.

“Si no satisface esos elementos, no puedes pedir el amparo de la Ley”, recalcó.

En el caso de Ortiz Álvarez, el Instituto de Ciencias Forenses conserva uñas, pelo y sangre entre otro material genético, dijo Fontanet.

Recordó que ante el Tribunal Apelativo hay una consideración para que se le diera paso a la prueba de ADN de Ortiz Álvarez, pero “como se aprobó la Ley, se torna académico”.

“Yo no tengo duda alguna que cuando se haga la prueba de ADN, la evidencia biológica en este caso se va a establecer dos cosas: primero que los tres convictos son inocentes y segundo se va poder identificar quién fue verdaderamente la persona que asesinó a la joven, que ya mucha gente en Aguada sabe quién fue”, puntualizó el abogado.

El veredicto de culpabilidad de este caso fue emitido en septiembre de 1994 por un jurado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar