Otro traspié para Justicia en caso de Serrano Chang

Otro traspié para Justicia en caso de Serrano Chang

Actualmente Serrano Chang se encuentra libre bajo fianza mientras espera por la celebración del nuevo juicio. (GFR Media) (horizontal-x3)
Actualmente Serrano Chang se encuentra libre bajo fianza mientras espera por la celebración del nuevo juicio. (GFR Media)

Como si pudiera anticipar el futuro, el Departamento de Justicia presentó una segunda moción de reconsideración ante el Tribunal Supremo para que revise la sentencia que concede un nuevo juicio a Christian Serrano Chang, un día antes de que la determinación del no ha lugar de la curia fuera informada.

El Supremo emitió su decisión el pasado 30 de octubre, pero la resolución fue informada a los abogados y a la Procurada el 6 de noviembre, según la hoja de notificación emitida por la secretaria del Tribunal Supremo, Aida Oquendo Graulau, y firmada por la secretaria auxiliar Milka Ortega Cortijo.

La notificación no indica que la resolución se envió a las partes por correo electrónico o por fax como se hace cuando se utilizan dichas vías de comunicación.

Sin embargo, la segunda moción de reconsideración firmada por la procuradora general Margarita Mercado Echegaray, Mónica Cordero Vázquez, subprocuradora general interina e Iván Rivera Labrador, procurador general auxiliar, tiene fecha del 5 de noviembre.

El licenciado Javier Santiago Santos calificó como un "asunto raro y extraño" que la Procuradora General sometiera una segunda reconsideración antes de ser oficialmente notificada de la decisión adversa.

"Es obvio que aquí se filtró información", afirmó a este medio.

Pero la portavoz del Departamento de Justicia, Amber Lee Vélez Burr, dijo que la Oficina de la Procura General suele llamar a la Secretaría del Supremo para recibir una notificación oral de las decisiones pendientes.

En ese caso, Mercado Echegaray llamó el 4 de noviembre para indagar por los casos pendientes y se le notificó de la resolución, que ya había sido anotada en el sistema interno del Supremo.

Vélez Burr explicó que se adoptó la política de llamar por teléfono para evitar incumplir con los términos, puesto que las notificaciones son enviadas por correo y suelen tardarse en llegar a la agencia.

"Si no hubiera llamado se hubiera pasado el término de los tres días que tenía para someter la segunda reconsideración", apuntó Vélez Burr.

Nuevamente la mayoría del Supremo rechazó revisar la decisión del Tribunal de Apelaciones que revocó la sentencia impuesta al maestro de educación especial convicto por la muerte del niño de dos años Dylan Díaz Salgado y que ordenó la celebración de un nuevo juicio.

La resolución, de una página, emitida por el Supremo consignó que los jueces asociados Edgardo Rivera García, Mildred Pabón Charneco, Roberto Feliberti Cintrón y Erick Kolthoff Caraballo, volvieron a favorecer expedir el certiorari solicitado por la Procuradora General en representación del fiscal de Distrito de Arecibo, Wilson González Antongiorgi.

Cuando se atendió la petición inicialmente, Rivera García emitió un voto disidente al que se unieron dos colegas. Kolthoff Caraballo, también favoreció expedir el recurso extraordinario discrecional, que un tribunal de mayor jerarquía utiliza pararevisar una determinación de un tribunal de menor rango.

La resolución no los identifica por sus apellidos, pero la mayoría de la curia compuesta por jueza presidenta Liana Fiol Matta y los jueces asociados Anabelle Rodríguez Rodríguez, Rafael Martínez Torres, Luis Estrella Martínez y Maite Oronoz Rodríguez, rechazó conceder el certiorari.

Moción de reconsideración

En la moción de reconsideración, de cuatro páginas, los procuradores apelaron al sentimiento de la curia resaltando la edad de los menores involucrados en los hechos y al interés público que generó el caso.

"Estamos ante un caso de gran importancia para el interés público, pues se intentaba hacer justicia a favor de un menor de tierna edad que, conforme a los cargos murió a manos del Sr. Christian Serrano Chang", afirmaron los procuradores.

"Por tanto, de mediar un error fundamental en el dictamen recurrido, como en efecto sostenemos, la negativa de este Ilustre Foro a expedir el auto ocasionaría un lamentable e innecesario fracaso de la justicia", agregaron.

También plantearon que un nuevo juicio obligaría a la hermana de Dylan de cinco años a declarar nuevamente con las consecuencias que esta acción podría tener en el estado emocional de la niña, entre otros planteamientos.

La decisión del Apelativo

En una sentencia del 24 de febrero, los jueces del Tribunal de Apelaciones Migdalia Fraticelli Torres, Laura Ortiz Flores y Misael Ramos Torresel concluyeron que "la conducta impropia" del Ministerio Fiscal, representado por el fiscal González Antongiorgi, durante las argumentaciones finales del juicio privó a Serrano Chang de un "juicio justo e imparcial".

"Tres asuntos señalados por el apelante y corroborados por el minucioso examen que hemos hecho de la transcripción del juicio, conmocionaron nuestro ánimo judicial en este caso: 1) "las manifestaciones altamente inflamatorias que no estaban sustentas en la prueba", por parte del Ministerio Público; 2) "una nueva teoría del caso", basada en la supuesta conducta sexual del apelante; y 3) que se le permitiera al Ministerio Fiscal "indicarle al jurado que consultara a uno de sus miembros como perito", con el fin de demostrar que la niña testigo "dijo la verdad"; todo ello en violación al debido proceso de Ley del apelante y a su derecho a tener un juicio justo e imparcial", destacó el panel de jueces.

Como parte de su análisis, los jueces Fraticelli Torres, Ortiz Flores y Ramos Torres compararon el testimonio de la hermana de Dylan con la interpretación que el fiscal González Antongiorgi realizó del mismo en su argumentación final para concluir que éste falseó las expresiones de la niña para imprimirle una carga negativa.

El panel de jueces también determinó que la jueza Iris Reyes Maldonado erró al no permitir que los abogados y los fiscales realizaran objeciones durante las argumentaciones finales.

Un jurado encontró a Serrano Chang no culpable del cargo de asesinato con premeditación, pero lo encontró culpable en un decisión de 9 a 3 culpable del cargo de asesinato estatutario por maltrato intencional. Por esa convicción, la jueza Reyes Maldonado lo sentenció a 99 años de cárcel.

Actualmente se encuentra libre bajo fianza mientras espera por la celebración del nuevo juicio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.