Inicia selección de jurado en caso de expolicía acusado de matar a su esposa

Inicia selección de jurado en caso de expolicía acusado de matar a su esposa

Jesús Rivera Cruz (horizontal-x3)
Según la Policía, Rivera Cruz mató a su esposa durante un altercado de violencia doméstica que culminó en la calle Guatibirí de la urbanización Villa Borinquen, en Caguas. (Francisco Rodríguez-Burns)

Caguas – Con el juramento y las preguntas básicas de elegibilidad, hoy, martes, inició el proceso de selección del jurado que determinará si el expolicía Jesús Rivera Cruz es culpable o no culpable de matar a su esposa en medio de un incidente de violencia de género.

Rivera Cruz enfrenta un cargo de asesinato en primer grado, que contempla una pena de 99 años de cárcel, y una violación a la Ley de Armas por supuestamente matar a puñaladas a su compañera María de Lourdes Báez Claudio el 7 de octubre del año pasado.

Vestido con su uniforme de sumariado color mostaza, el hombre de 47 años observó cuando los 14 potenciales jurados entraron a la sala 304 del Tribunal de Caguas.

Inmediatamente, el juez Daniel López González empezó a leer el nombre de los ocho hombres y las seis mujeres, que se acomodaron en las acojinadas sillas de los jurados.

“No hay respuestas correctas. Esto es un asunto de obtener una información”, apuntó López González en sus expresiones iniciales.

Explicó que ser escogidos como jurados, se convertirían en los jueces de hechos, pero que los asuntos de derecho siempre serían responsabilidad del juez que preside el juicio.

Posteriormente, la secretaria de sala tomó juramento preliminar a los ciudadanos, y tres testigos de cargo (un policía y dos guardias municipales) se presentaron ante los potenciales jurados.

Entonces, los abogados Rayda Mitchell Pagán y José Pérez Rivera, de la Sociedad para la Asistencia Legal, se presentaron ante el primer panel de potenciales jurados.

“Tenemos la encomienda de representar a José Rivera Cruz”, afirmó Mitchell Pagán mientras colocaba su mano sobre la espalda de su representado.

Las fiscales Marianne Santini Hernández y Betzaida Quiñones Rodríguez también se presentaron ante los ciudadanos citados para la jornada de hoy.

Durante las preguntas de elegibilidad, un hombre respondió que no sabía leer y escribir. Luego de una conversación ante su estrado con las fiscales y los abogados, el juez lo declaró inelegible y lo excusó del proceso.

Antes de abandonar el salón de sesiones, López González recordó a los potenciales jurados que no podían comentar el caso con nadie. Tampoco podrán leer, ver o escuchar noticias sobre el caso.

Previo a la llegada del jurado, las fiscales y los abogados discutieron con el juez algunos asuntos pendientes.

Los abogados reiteraron su intención de presentar una defensa de inimputabilidad, mientras que las fiscales presentarán a su perito.

Una defensa de inimputabilidad procura demostrar que el acusado sufría de una incapacidad mental al momento de cometer los alegados hechos que le impedían conocer el alcance su de conducta.

Para apoyar esta defensa, durante la vista preliminar los abogados Mitchell Pagán y Pérez Rivera sentaron a declarar a la perito Aileen Rivera Mas, quien determinó que el expolicía era inimputable.

Pero el perito del Ministerio Público, Raúl López refutó esta conclusión y concluyó que el hombre cometió los hechos bajo un arrebato de cólera.

El juez López González señaló una vista sobre el estado de los procedimientos para el 15 de diciembre. Ese día se discutirán los asuntos pendientes del caso y se escogerá la fecha para continuar con la selección del jurado.

Según la Policía, Rivera Cruz mató a su esposa durante un altercado de violencia doméstica que culminó en la calle Guatibirí de la urbanización Villa Borinquen, en Caguas.

De acuerdo a la pesquisa, la enfermera retirada recibió las heridas mortales cuando, en un intento por escapar de su esposo, salió de su hogar hacia la mencionada calle de su vecindario.

Murió mientras recibía atención médica en el Hospital Hima San Pablo, en Caguas.

Rivera Cruz se retiró de la Policía en 2002 por una condición nerviosa, según la información ofrecida por la uniformada.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.