Exrectora de UPR de Utuado certificó gastos personales como oficiales

Exrectora de UPR de Utuado certificó gastos personales como oficiales

La exrectora de la UPR, Yanaira Hernández (horizontal-x3)

La exrectora de la UPR, Yanaira Hernández. (GFR Media)

Como directora del proyecto Crece 21, la exrectora de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Utuado Yanaira Hernández Cruz, certificó a la Oficina de Finanzas, como correctos y relacionados a su trabajo, cargos personales que presuntamente hizo por compras en tiendas, bares y servicios a la habitación de un hotel capitalino, según trascendió en la vista preliminar que enfrenta por cargos de apropiación y malversación de fondos públicos, aprovechamiento ilícito y violaciones a la Ley de Ética Gubernamental.

Los fiscales especiales independientes Emilio Arill García y Manuel Nuñez Corrada presentaron ayer, jueves, a sus últimos dos testigos y sometieron su caso en el Centro Judicial de San Juan. Sin embargo, la jueza Yazdel Ramos Colón, se reservó el falló.

Gustavo Morganti, auditor de la administración central de la UPR, declaró que el Hotel Caribe Hilton, contratado por Hernández Cruz para realizar actividades de adiestramientos a maestros como parte del proyecto Crece 21, envió al recinto de Utuado la factura con todos los gastos hechos a la hospedería, incluyendo los cargos supuestamente personales en lo que incurrió Hernández Cruz.

Esa factura, aunque a nombre de la UPR, fue dirigida a la atención de la entonces rectora quien con su firma certificó los cargos como de conformidad y los pasó para el proceso de preintervención y pago.

Contrainterrogado por el abogado Harry Padilla, el auditor de la UPR dijo que como parte de la auditoría que realizó no entrevistó a la exrectora y tampoco le hizo ningún requerimiento de información.

Mientras que el empleado del área de finanzas del Caribe Hilton, Rafael Palm Caballero, declaró que la UPR saldó esas facturas.

Del testimonio de Palm Caballero también se desprende que Hernández Cruz y otros dos funcionarios participaron entre el 27 de agosto y el 2 de septiembre de 2012 de una cumbre iberoamericana que se celebró en el hotel y sus cargos de consumo, también, fueron todos cobrados a la universidad del Estado.

Así lo había establecido la exrectora en una comunicación enviada a la hospedería para reservar las tres habitaciones y en las que indicó que además de las tres tarifas especiales, se debía incluir todos los servicios de alimento de cualquier restaurante. A la UPR se le cobraron las habitaciones, las comidas, los servicios de mucama, el valet parking, el consumo en el lobby bar y los pedidos “room service”, según declaró el empleado del hotel.

Aunque se han mencionado algunas cifras, durante la vista no se ha precisado el monto de los cargos presuntamente personales de la imputada pagados por la UPR.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar