Nuevos ángulos sobre asesinato de confinado en guagua correccional

Nuevos ángulos sobre asesinato de confinado en guagua correccional


vehiculo correccón (horizontal-x3)

Una tola o pieza metálica separa la cabina ocupada por los guardias correccionales del área designada para los reos en el vehículo donde ocurrió la muerte de Ribot Cruz.

La investigación dirigida a establecer quién mató al confinado Soft Ribot Cruz y el móvil detrás de su violento deceso está bastante adelantada, indicaron por separado fuentes del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) y la Policía de Puerto Rico.

El cuerpo de Ribot Cruz fue encontrado en horas de la noche del 23 de octubre en la parte posterior de una guagua del DCR, luego de que el vehículo llegó al Complejo Correccional de Ponce. El reo muerto tenía un cinturón de seguridad de la guagua alrededor del cuello, según informó entonces la Policía.

“La investigación está bien adelantada. Cuando el secretario (interino, José U. Zayas Cintrón) recibió el informe preliminar lo que había en el panorama era lo que se había dicho, que los confinados no dieron información. Luego surgen nuevos ángulos y se está trabajando con eso”, comentó César Fiallo, portavoz de la agencia. Sin embargo, no entró en detalles sobre estos “nuevos ángulos”.

Ese informe preliminar recibido por Zayas Cintrón fue confeccionado por personal de la Oficina de Investigación del Sistema Correccional. Fiallo indicó que los dos guardias penales que movían a Ribot Cruz junto a otros cinco confinados, se encuentran laborando. Los oficiales fueron identificados como Antonio Llanes y Ángel Rodríguez Liciaga.

Fiallo dijo que el informe final con que trabajará Zayas Cintrón podría ser nutrido por hallazgos de la Policía o el fiscal del caso, Carlos González.

Por su parte, el teniente Harry Solivan, director interino del Cuerpo de Investigación Criminal de Ponce, también aseguró que se han logrado avances significativos en el caso.

“Puedo decir que la investigación está bien adelantada y no descartamos radicar cargos próximamente”, dijo Solivan sin aludir a una fecha.

Solivan precisó que uno de los asuntos pendientes en el caso es la determinación de causa de muerte de Ribot Cruz, asunto que corresponde al Instituto de Ciencias Forenses. “Lo necesitamos para corroborar el testimonio que tenemos”, sostuvo.

La Policía informó que inicialmente los cinco confinados que acompañaban a Ribot Cruz en la guagua habían dicho a las autoridades que no habían visto lo ocurrido. Sin embargo, Solivan precisó a este medio que el fiscal González citó entrevistó nuevamente a los individuos.

¿Tienen claro lo que pasó en la guagua?, se le preguntó a Solivan.

“Es correcto. Tenemos claro lo que sucedió”, respondió.

Solivan, sin embargo, dijo que el móvil del asesinato de Ribot Cruz no está claro. Además, no anticipó contra cuantas personas podrían someterse cargos criminales y subrayó que eso es potestad del fiscal. “El fiscal sigue analizando testimonios y determinará”, sostuvo.

Mientras, observó que tampoco se ha descartado que los oficiales se expongan a cargos.

Como parte de la pesquisa, Solivan reveló que los agentes de Homicidios asignados al caso recrearon la escena de los hechos.

Una tola o pieza metálica separa la cabina ocupada por los guardias correccionales del área designada para los reos en el vehículo donde ocurrió la muerte de Ribot Cruz.

De la investigación realizada hasta ahora se desprende que el vehículo en que se encontraba Ribot Cruz salió del Complejo Correccional de Bayamón el 23 de octubre y se movió por diferentes instituciones carcelarias para llevarlo recoger confinados que ubicarían en la prisión del sector Las Cucharas, en Ponce. Los reos viajaban con cadenas en los pies y con las manos atadas a la cintura, supo este medio.

Ribot Cruz se encontraba sumariado desde el 20 de octubre tras ser acusado por brindar información falsa a la Policía sobre un crimen. En la denuncia se indica que el 5 de octubre Ribot Cruz le dijo al agente Noel Jiménez González que le habían robado un vehículo, cuando se demostró que lo había “dado de baja” como chatarra. Estaba pendiente de ser enjuiciado cuando se produjo su muerte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar