Declara policía que tomó confesión a Christopher Sánchez Asencio

Declara policía que tomó confesión a Christopher Sánchez Asencio


 (horizontal-x3)

Sánchez Asencio encara cuatro cargos de asesinato en primer grado, uno de tentativa de asesinato, robo, secuestro y varias infracciones a la Ley de Armas. (Teresa Canino)

El agente Roberto Marrero Aponte, quien tomó una confesión a Christopher Sánchez Asencio en torno al crimen de los cuatro miembros de una familia en Guaynabo, ocupa hoy, miércoles, la silla de los testigos en el tercer día del juicio en su fondo en el Tribunal de Primera Instancia de Bayamón.

Marrero Aponte, de la División de Homicidios de Bayamón, declaró que el 18 de noviembre de 2014 tomó servicio a eso de las 6:15 a.m. y cuando llegó a su oficina estaba Sánchez Asencio bajo la custodia de otro policía. Éste había sido detenido por policías en una guagua Toyota Four Runner, frente a la residencia donde vivía con su madre en la urbanización Versalles, en Bayamón.

El agente relató que después de tomarle los datos personales y de hacerle las advertencias de ley, Sánchez Asencio prestó primero una versión de los hechos en la que responsabilizaba a su compinche, José Bosch Mulero, por los asesinatos de Miguel Ortiz Díaz, de 66 años; su esposa, Carmita Uceda Ciriaco, de 45 años; la madre de ésta, Clementina Ciriaco López, de 73 años, y del adolescente, Michael Ortiz Uceda, de 15 años.

En la primera versión, que el acusado escribió con su puño y letra, y que fue presentada a los miembros del jurado que aquilatan la prueba en el caso, Sánchez Asencio alegaba que no conocía a Bosch Mulero y que éste los asaltó en la residencia del militar en la urbanización Los Frailes, en Guaynabo, cuando él salía del lugar después de pagarle a Ortiz Díaz $250 de una renta atrasada por una residencia que le tenía alquilada en la urbanización Versalles, en Bayamón.

Marrero Aponte dijo que, tras la declaración, interrogó a Sánchez Asencio. Sostuvo que le preguntó por qué Bosch Mulero no le había disparado a él, si conocía al individuo y por qué no había ido a la Policía a denunciar los hechos.

“Se queda callado y me dice que el individuo se llama José Bosch, que es de Versalles y que lo conocía hace tiempo… Después de volverle a leer las advertencias, comenzó a relatarme lo que había pasado”, narró el agente a preguntas de la fiscal Janet Parra Mercado, quien tiene a cargo la prueba del Estado en el juicio, en unión a la fiscal María del Mar Ortiz Rivera.

En la segunda versión, también de su puño y letra, el acusado confesó haber perpetrado los cuatro asesinatos y alegó que con la ayuda de Bosch Mulero lanzaron por un puente al otro hijo adolescente de Ortiz Díaz, quien logró sobrevivir sin que el dúo se diera cuenta.

El acusado es representado por el abogado, Orlando Cameron Gordon.

Sánchez Asencio encara cuatro cargos de asesinato en primer grado, uno de tentativa de asesinato, robo, secuestro y varias infracciones a la Ley de Armas. Se le acusa de actuar en concierto y común acuerdo con Bosch Mulero, quien está acusado de los mismos cargos, pero el caso se verá en un juicio separado. Este último proceso se encuentra en la etapa de selección del jurado.

El testimonio del agente Marrero Aponte continúa esta tarde en la sala 704, que preside la jueza superior Vivian Durieux Rodríguez.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar