Caldero no descarta investigación del FBI contra agente asesinado

Caldero no descarta investigación del FBI contra agente asesinado

“No lo descartaría” fue la repuesta que ofreció en la tarde del miércoles el superintendente José Luis Caldero López a la pregunta de que si sabía que el FBI estaba investigando por presuntos actos de corrupción al agente Miguel Pérez Ríos, asesinado el lunes de la semana pasada cuando franco de servicio prestaba servicios de seguridad en una estación de gasolina en el Camino Alejandrino, en Monacillos.

Caldero López dijo que si conocía de los referidos que había hecho al FBI el monitor Arnaldo Claudio sobre casos de alegadas violaciones de derechos civiles. Caldero López conoce de otros casos de alegados actos de corrupción que la Policía refirió a los agentes federales para ser investigados.

Sin embargo, no conoce las investigaciones que desarrolla el FBI, las que diversas fuentes apuntan están bien avanzadas, y si en una de ellas Pérez Ríos era objeto de la pesquisa.

Las expresiones las hizo después de defender su posición de que se le dieran los honores póstumos a Pérez Ríos, como agente caído en el “cumplimiento del deber”, ya que las 11 investigaciones administrativas que tenía, una de ellas sin resolver y otra con una recomendación de suspensión de empleo y sueldo por 15 días por no haber ido a un juicio, no restaban mérito para que recibiera los honores póstumos que conllevaron tres días de duelo en el país y el ascenso al rango de sargento.

Según Caldero López el agente Pérez Ríos no se puede ya defender del “lodo” que se ha tirado sobre su reputación, al señalársele por narcotraficantes como alguien que les había “tumbado” drogas y dinero.

El último en quejarse de los alegados “tumbes” lo fue el narcotraficante Marlon (Malito) Laguna Santos, cuando el 31 de agosto fue arrestado por agentes de la División de Drogas y pidió una oportunidad para cooperar.

“Malito”, arrestado en el Residencial Alejandrino a finales de agosto fue el primer sospechoso del asesinato del agente. Este fue acusado el 8 de septiembre por la droga que se le había ocupado el 31 de agosto y se encuentra sumariado en la cárcel de Bayamón al no prestar una fianza de $300 mil.

Según Caldero López la Policía está investigando el asesinato con la colaboración del FBI, y aseguró que el caso será esclarecido. Hasta la tarde del miércoles no se había realizado arresto alguno, y la información que ha recibido la Uniformada sobre el suceso en el que el agente fue asesinado por un grupo de sicarios al estilo comando es muy pobre. Agentes del FBI lo habían interrogado extensamente y después le entregaron la custodia a la Policía.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar