A juicio pastor por presuntamente agredir sexualmente a su hija

A juicio pastor por presuntamente agredir sexualmente a su hija

Luis A. Ruiz Pérez enfrentará juicio el 7 de diciembre próximo por supuestamente cometer agresión sexual, actos lascivos, sodomía e incesto contra su hija menor de edad.

Así lo determinó la jueza Evelyn Hernández Sanabria, del Tribunal de Bayamón, quien citó la lectura de acusación contra el pastor del Movimiento Internacional Pentecostal para el 5 de noviembre entrante.

Su decisión fue luego de escuchar el testimonio de la joven, que ahora tiene 18 años.

A preguntas de la fiscal Ginny Andreu, la presunta víctima declaró que los «acercamientos sexuales» comenzaron cuando tenía alrededor de cinco años, cuando residían en Loíza.

A pesar de no poder ofrecer fecha exacta, dijo que recordaba que estaba en kinder y que poco después su familia y ella se mudaron de Loíza a Toa Alta.

«Pasaron varias cosas. Mi padre comenzó a tocarme mis partes íntimas. Me sobaba, me tocaba. Me parecía extraño, no entendía», relató la testigo, a la que este diario no identifica por ser presunta víctima de agresión sexual.

«Normalmente le preguntaba que por qué, que qué era eso. Él decía que era parte de un juego, pero que no dijera nada porque afectaría a la familia», agregó la chica.

Dijo que a veces los actos ocurrían una vez al mes, a veces pasaban años entre uno y otro, pero no recordaba cuándo.

Declaró que cuando tenía entre 10 y 11 años, empezó a penetrarla analmente. Los hechos ocurrían en su casa y en un taller de mecánica que tenía su padre, de ahora 55 años.

«Me quejaba porque me dolía. A veces le decía que no, y él decía que me quedara callada», manifestó la joven, que recuerda que para esa época, su abuela estaba en el hospital y su madre iba a veces a cuidarla, por lo que no estaba en su casa.

La testigo señaló que a veces su padre la buscaba temprano a la escuela y la llevaba a un motel. Dijo que usualmente era a dos moteles, Los Rodríguez o Borinquen.

Fue a los 15 años que «me quitó la virginidad».

«Decía que mejor lo hiciera él que un desconocido», alegó que le dijo su padre.

Cuando la fiscal le preguntó por qué no le dijo nada a su madre Blanca Iris Ramos Méndez, contestó: «Por miedo a todo lo que pudiera pasar».

Los actos siguieron hasta que ella tenía 16 años porque ella tenía un novio y «lo esquivaba». Pero dijo que en ocasiones, si ella quería o necesitaba dinero, ropa o libros para la escuela, él le decía que «si quieres dinero, sabes lo que tienes que hacer». Cuando comenzó a trabajar a tiempo parcial, ya no necesitaba de su dinero.

La joven indicó que el 17 de agosto pasado decidió hablar tras escuchar a su hermana, de 25 años, discutiendo con su madre. Ella y su hermana se fueron de compras y le preguntó a su hermana mayor qué había pasado.

«Me preguntó si le creo que papá había abusado de ella, y le dije que sí y bajé la cabeza. Que yo pasé por lo mismo desde los cinco años y ella empezó a llorar y le dio un puño al carro», relató la testigo.

La hermana mayor dijo que tenían que denunciarlo, y ella le dijo «que no por miedo a que no me fueran a creer», ya que él es pastor.

Llamaron a su hermano, de 31 años, y éste les confesó que la razón por la que odiaba tanto a su padre era «porque le había hecho lo mismo a él cuando era pequeño».

«Mi hermano habló con mi papá. Le dijo que lo iba a denunciar y lo insultó. Papá le preguntó de qué hablaba. Mi hermano le dijo que sabía muy bien de qué habla. Papá le pregunta por qué ahora, después de tanto tiempo», declaró la joven, y fue entonces que fueron a la Policía porque «mi mamá no nos iba a creer».

A preguntas del abogado Roberto Rivera Irizarry, admitió que su hermana mayor, de 36 años, no quiso dar declaraciones relacionadas al caso. Aclaró luego que la mayor de los cuatro hermanos le pidió que retirara los cargos porque «a ella le pasó lo mismo hasta que tenía 12 años, pero que ella lo había perdonado y que no quería tener que ver con esto ni que la mencionara».

El abogado le cuestionó si se había «prestado a este juego de las acusaciones contra su padre» porque éste se querelló en contra de su hermana de 25 años por el robo de unos autos el 20 de agosto pasado, a lo que ella ripostó: «Claro que no».

Luego se aclaró que ese caso se cayó y que supuestamente el acusado le había pedido a su hija de 25 años que si retiraba los cargos en su contra, él retiraba los que pesaban contra ella. No obstante, los cargos eran por su hija menor y no por ella.

Rivera Irizarry -quien en todo momento se dirigió a la testigo como «señorita»- insitió en que recordara alguna fecha específica de cuándo ocurrió alguno de los alegados hechos, pero ella manifestó que no lo apuntaba ni recordaba ningún día en específico. El abogado le ripostó si eso era para él no poder buscar si hay prueba de coartada de que estaba en otro sitio, comentario que fue objetado por la fiscal.

En sus argumentaciones finales, el abogado alegó que estaba en una «posición de indefensión» al no poder tener fechas específicas de los alegados actos. Además, pidió la desestimación de los cargos de sodomía por entender que «fue abolido» en el Código Penal actual.

La fiscal le aclaró que los supuestos hechos ocurrieron antes del 2004, por lo que aplica el Código Penal de 1974, en el que aparece el cargo de sodomía. Detalló además que para la víctima, es difícil precisar fechas por la corta edad que tenía cuando ocurrieron los hechos y que el supuesto robo del carro fue un caso contra su hermana, no contra ella.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar